Mantenimiento y usos de cada vitrocerámica.

Cuando vamos a comprar nuestra vitrocerámica 

siempre nos suele surgir la duda de qué opción es la mejor, si nos decidimos por una eléctrica o de inducción. Una ventaja de comprar electrodomésticos online es que podemos mirar, las veces que queramos, las distintas opciones, mediante fotografías de todos los modelos, así como comparar y reflexionar sobre cuál es la mejor opción para nuestro hogar. Además, realizaremos nuestra compra de una manera rápida, fácil y segura; sin esperas ni desplazamientos innecesarios, solo tenemos que hacer click cómodamente, desde el sillón de nuestra casa.

Elegir la mejor opción depende siempre de muchas variables, si nos fijamos en el precio, la utilidad, el ahorro o la comodidad. Por ello, aquí os exponemos las ventajas de cada opción para que decidáis la que más se ajuste a vuestras necesidades.

Vitrocerámica Siemens


En primer lugar, la vitrocerámica eléctrica ofrece una gran funcionalidad, ya que la podemos utilizar con cualquier recipiente, desde barro hasta teflón, y resulta muy fácil de limpiar, además de ser muy económica. También, podemos aprovechar el calor residual que deja, una vez apagada. Para su mantenimiento, debemos limpiar con un trapo húmedo los líquidos y elementos que salten de la sartén, para evitar que quede la mancha, ya que, una vez seca, es difícil de eliminar. Además, debemos usar productos de limpieza adecuados, que extenderemos con un trapo húmedo sobre el cristal y, tras unos minutos de secado, los frotaremos con cuidado.

Por su parte, las cocinas de inducción cuentan con una tecnología muy novedosa, que nos permite ahorra en tiempo y consumo hasta un 50% con respecto a una vitrocerámica o placa eléctrica. Las hay que nos permiten saber que temperatura es la adecuada para cada alimento con control de temperatura del aceite, también hay inducciones que te permite disfrutar de la máxima libertad a la hora de cocinar en cuanto al tamaño del recipiente y la posición en la que se coloca y si detectan si hay o no recipiente, se apagan o encienden solas. Es rápida, segura, limpia y, además flexibles “Flex Inducción”. Podemos calentar directamente tanto una cazuela, como una olla o sartén, aunque, eso sí, deben ser de material ferromagnético. Con este tipo de vitrocerámicas evitamos ralladuras, ya que la placa nunca está caliente; de manera que, si caen alimentos, no se queman y esto facilita mucho su limpieza.

Para su mantenimiento, debemos evitar golpes o rasguños con cuchillos y tenedores. Cuando esté la placa apagada y fría, cogeremos un paño húmedo y frotaremos para retirar la suciedad; además, limpiaremos regularmente con un producto adecuado y un rascador especial para cristal o inducción y secaremos con papel de cocina, puesto que esta no debe quedar húmeda. No debemos usar nunca productos abrasivos o espartos metálicos, ya que dañarían la placa.

Cada hogar requiere un tipo de electrodoméstico, adaptado a nuestros gustos y necesidades; de manera que, teniendo en cuenta cada una de las opciones, ya sólo tenemos que decidirnos por cuál es la más idónea para nuestra familia y hogar.

Y tú, ¿te has decidido ya? ¿Qué tipo prefieres para cocinar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...