¿Cómo mejorar la eficiencia energética?

La eficiencia energética 

es la cantidad de energía útil que se adquiere gracias a una tecnología concreta. Se hace presente en el día a día de las familias, en las empresas, en la construcción y en todos los aspectos de la vida ya que, actualmente, la energía es un tema muy importante. Su relevancia no se debe únicamente a la necesidad de ahorro por parte de familias y empresas, sino también al deseo global de tener sociedades más conscientes y responsables con la protección del medio ambiente. ANFEL (la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos) conglomera 15 empresas afiliadas y ha sido la encargada de publicar recientemente una tabla informativa donde es posible visualizar de manera sencilla la clasificación energética y el ahorro que se obtiene a partir de la compra de electrodomésticos con mayor eficiencia energética.

Así, con esa información es posible saber cuánto puede ahorrar una familia anualmente si cambia un electrodoméstico antiguo por uno de alta clasificación energética, como podría ser un A++ o un A+++. Este un aspecto en el que no se repara al tomar la decisión de comprar un electrodoméstico, sin embargo, el ahorro energético que supone puede cambiar la opinión del comprador.

Lavavajillas Siemens SN25M245EU A+++

Para poder entender mejor cómo funciona la tabla, podemos hablar de electrodomésticos que tienen más de 5, 10 o 15 años, los cuales ofrecen una eficiencia energética menor a la media. Por tanto, si se cambia uno de estos electrodomésticos por otro nuevo más eficiente, seguramente los ahorros serán mayores en energía eléctrica.

Por supuesto, es importante resaltar que este ahorro se hace visible desde el primer momento en que se adquiere el electrodoméstico y se pone en funcionamiento, al revés de lo que se puede imaginar. De hecho, si se sustituye un frigorífico de 15 años por uno de clase A+++, el ahorro corresponde a 114 euros anuales, es decir, casi 635 kWh, a contar desde el primer día de uso. Si se trata de uno todavía más antiguo, el ahorro puede llegar a 173 euros anuales (959 kWh).

Para saber qué tipo de clasificación energética tiene el electrodoméstico que interesa comprar, es importante revisar la nueva etiqueta energética de la Unión Europea que viene junto con cada producto, expuesta de manera bastante visible en la cara frontal de este. Todas las etiquetas, además de indicar el proveedor o la marca y el modelo, llevan la indicación de la clase energética que poseen y el consumo de energía anual expresado en kWh por año. Además, en la parte inferior se indica, mediante unos pictogramas, la emisión de ruidos y otros detalles que dependerán de la función del producto.

Mejorar la eficiencia energética pasa por la modernización de los aparatos electrónicos en casa. Así, además de ahorrar, se respeta el medio ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...