Ventajas de las placas de inducción

Poco a poco, las placas de inducción se van imponiendo en las cocinas de casa, por encima de sus grandes competidoras, las vitrocerámicas. 


Las de gas, por su parte, sobreviven principalmente en las cocinas de restaurantes gracias a que facilitan la cocción de grandes cantidades y grandes recipientes. En este artículo nos centramos en las ventajas de las placas de inducción y apuntamos también alguna desventaja que, aunque pocas, también las hay.

Ventajas de las placas de inducción


Una de las grandes ventajas de las placas de inducción viene derivada de su método de generar calor: mientras las vitrocerámicas usan una resistencia que calienta el vidrio de la cocina, cuyo calor se transmite al recipiente, en el caso de las placas de inducción el calor se genera directamente en el recipiente como resultado de un campo electromagnético entre dicho recipiente y un sistema de electroimanes integrado en la cocina. Esta tecnología hace que la superficie de la cocina no queme una vez retirada la olla o la sartén, lo que da mayor seguridad, sobre todo para hogares con niños.

Induccion Balay 3EB815XR


La otra gran ventaja es probablemente la rapidez con la que se genera el calor, que acorta enormemente los tiempos con respecto a la vitrocerámica. Eso convierte a la inducción en la opción perfecta para quienes no dispongan de mucho tiempo o preparen alimentos que requieren poco tiempo de cocción, como un filete a la plancha, por ejemplo.

No menos interesante es el hecho de que las placas de inducción den una temperatura más exacta, puesto que suelen disponer de un termostato. Sin duda, una ayuda para quienes buscan resultados muy precisos en la elaboración de un plato.

Por último, las placas de inducción también consumen menos energía eléctrica que las vitrocerámicas, en torno a un 40% menos.

Alguna desventaja?


La mayor desventaja de las placas de inducción es, para muchos, la incompatibilidad con muchos recipientes. Sólo son válidos los de hierro para que se pueda generar el campo magnético con los electroimanes. Por tanto, el aluminio, la cerámica y el barro no son compatibles con la inducción. Algunas personas, a modo de ‘truco’, sitúan una placa metálica entre la superficie y el recipiente, de manera que así sí se genera campo magnético y por tanto, calor. El problema es que así se reduce mucho la eficiencia energética de la cocina de inducción, puesto que hay mucha pérdida de calor.

El precio también es importante: las placas de inducción son más caras, pero a la larga son más rentables gracias al ahorro energético que proporcionan . 

No obstante, las ventajas de las placas de inducción suelen vencer a las desventajas, y son una opción muy recomendable para cocinas que busquen un nivel medio-alto de prestaciones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...