Tipos de Fregaderos

La elección del fregadero, al igual que la de la grifería, es muy importante no solo para la decoración de la cocina sino también para su funcionalidad. Si aún no tienes claro cuál es tu modelo ideal, en estas líneas te damos a conocer los diferentes tipos de fregaderos, fabricados por marcas como Teka o Cata, que te ayudará a tomar una decisión.
Fregadero encastrable


Tipos de fregadero según sus cubetas

Un primer tipo de fregadero es el que tiene que ver con el número de cubetas y su disposición. El más básico es el fregadero sencillo o de una cubeta. Suele ser el más económico, ideal para espacios pequeños, y se puede ubicar incluso bajo grifos cuyo brazo no sea móvil. Sin embargo, tienen menor capacidad y obligan a situar un escurreplatos sobre la encimera.



Fregadero dos cubetas

Los fregaderos con cubeta y escurridor, que también son muy habituales, evitan precisamente esa situación: una parte lateral es plana y en ligero ángulo de caída, favoreciendo la evacuación del agua tras el lavado. Por último, otro de los modelos más populares es el de doble cubeta, lo que da aún más juego: una se puede utilizar para platos sucios y la otra como escurridor, pero también puede ser una ayuda en la preparación de alimentos, especialmente como tanque para remojar frutas y verduras, por ejemplo.

Los diseños han evolucionado enormemente, y otros muchos fregaderos incorporan cubetas auxiliares o semi cubetas, por ejemplo.

Tipos de fregadero según su material

No cabe duda de que el fregadero de cocina más habitual es el de acero inoxidable, pues está lleno de ventajas: su durabilidad, su ligereza y su precio asequible son algunas de ellas. Y estas características están presentes en todos los modelos, independientemente del número de cubetas.
Fregadero sintético


Sin embargo, para cocinas más avanzadas y personales, sobre todo desde el punto de vista decorativo, existen otros fregaderos de efectos diferentes. Por ejemplo, los modelos de cristal, muy poco comunes, y los de piedra, para ámbitos rurales principalmente. En cambio, los fregaderos sintéticos consiguen un efecto estético similar a los de piedra, a precios más asequibles y mucho más ligeros.

Fregaderos según su acomodo en la encimera

La última diferenciación hace referencia a cómo van acomodados en la encimera. En este sentido, y dejando a un lado los fregaderos independientes, el tipo más habitual es el encastrable: se utiliza normalmente en encimeras de madera o laminadas y se encajan en un agujero de ésta. El material más utilizado en ellas es el acero inoxidable.
Fregadero una cubeta


Por el contrario, existe otro tipo de fregadero que se conoce como “bajo encimera”, cuya particularidad es que se ubica debajo de la encimera y no encastrado en ella, de modo que la línea de la superficie está libre de bordes. Se suele utilizar en encimeras de piedra o sintéticas y su material puede ser cualquiera (acero inoxidable, piedra, sintético), siempre que respete el gusto estético general, pues este tipo de soluciones logra un efecto más vanguardista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...