Roscón de Reyes casero: La receta más fácil


“He aquí el roscón de Reyes, tradición de un gran banquete
en el cual hay dos sorpresas para los que tengan suerte.

En él hay muy bien ocultas un haba y una figura,
el que lo vaya a cortar, hágalo sin travesuras.

Quien en la boca se encuentre una cosa un tanto dura,
a lo peor es el haba o a lo mejor la figura.

Si es el haba lo encontrado, este postre pagarás 
mas si ello es la figura, coronado y rey serás"


Así cuenta un conocido poema la leyenda que define al tradicional roscón de Reyes, un postre típico navideño que está en todas las casas en estas fechas tan señaladas. ¿Que no es tan fácil? Estáis muy equivocados, ya que existen mil trucos para hacer un roscón delicioso, además de bien sencillo.

Es verdad que las panaderías están repletas de estos dulces, pero ¿por qué no atreveros a prepararlos en vuestra propia casa? Antes de empezar, debéis saber que se trata de un alimento que necesita unos largos tiempos de levado. Es una receta especial para los que nunca os habéis lanzado a amasar un roscón, pues en dos horas conseguiréis un resultado esponjoso y aromático que no dejará indiferente a ninguno de los comensales que lo pruebe. 


Receta roscón de Reyes en el horno funcion vapor especial reposteria


¿Qué necesitamos?

-          400 gramos de harina de fuerza.
-          70 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.
-          100 gramos de azúcar.
-          2 huevos.
-          20 ml de ron.
-          100 ml de agua templada.
-          30 ml de leche.
-          20 gramos de levadura fresca.
-          ½ cucharadita de agua de azahar.
-          1 pizca de sal.
-          Almendras fileteadas.
-          Frutas escarchadas.
-          Azúcar granulado.

El primer paso es poner 350 gramos de harina en un bol grande, donde dejaremos un hueco en el centro. Añadimos azúcar, levadura disuelta en agua templada, ron, leche, ralladura de naranja, agua de azahar y mantequilla. Mezclamos ligeramente y añadimos un huevo y una pizca de sal y lo amasamos todo.

A continuación, pondremos la masa sobre una superficie con harina y seguiremos amasando hasta que la masa quede elástica y no se pegue a la superficie. En el caso de que fuera necesario, añadiremos harina poco a poco, pero nunca dejaremos que la masa quede demasiado seca, sino más bien que quede jugosa.

Formamos una bola con la masa y dejaremos un agujero en el centro de la misma. Después, lo iremos estirando, de manera que iremos viendo que va adquiriendo la forma propia de un roscón. Cuando lo tengamos, lo vamos a colocar en una bandeja de horno, siempre en un lugar cálido, y lo dejamos levar una hora.

Precalentaremos el horno a 200º C y mientras pintamos el “supuesto” roscón con el otro huevo batido y lo decoramos con la fruta escarchada, las almendras y el azúcar granulado. Para terminar, introduciremos el roscón durante 20 minutos a 200º C o hasta que veamos que la superficie tenga un color dorado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...