Receta de Mona de Pascua: Fácil y Rápida

Cómo pasa el tiempo. Hace nada estábamos comiendo turrones y aprendiendo a hacer un roscón de Reyes de la forma más sencilla posible, aunque también de la más deliciosa. Pues ya estamos ansiosos con la llegada de las torrijas, pero es que, cuando se acerca la Semana Santa, siempre nos olvidamos de un postre muy especial: la mona de Pascua.

¿Sabíais que simboliza el fin del ayuno de la Cuaresma? También es costumbre que los padrinos la regalen a sus ahijados para comerla en familia el Lunes de Pascua y, aunque la tradición venga de la zona mediterránea, si tenéis niños en casa, no hay excusa para no caer en la tentación de preparar este sabroso dulce.

¿Buscáis la receta de mona de pascua tradicional pero más fácil y rápida que las recetas convencionales? ¡En Electrobuy la tenemos! Será mejor que toméis nota para que pongáis patas arriba la cocina. Os saldrá la mejor mona de Pascua que se haya visto. ¡Qué tiemblen las torrijas!

Los ingredientes que necesitamos para elaborar, aproximadamente, 10 monas de Pascua son:
-    250 ml de leche tibia.
-    250 ml de aceite de oliva.
-    125 g de azúcar.
-    600 g de harina de fuerza.
-    25 g de levadura fresca de panadería.
-    1 cucharadita de sal.
-    Ralladura de 1 limón.
-    2 huevos.

El primer paso es desmigar la levadura, mezclarla con la leche y añadir una cucharada de azúcar y dos de harina de fuerza. Tras eso, hay que tapar la mezcla y dejarla fermentar durante 30 minutos. A continuación, en un recipiente grande, batiremos ligeramente el aceite de oliva con el azúcar que nos sobre, la sal, la ralladura de limón y los huevos. Después añadiremos la mitad de la harina y la mezcla anterior de la levadura.
Mona de pascua al horno fácil

Hecho esto, juntaremos también el resto de la harina y amasaremos todo hasta conseguir una textura suave, homogénea y, por supuesto, elástica. Con ella vamos a hacer una bola, que colocaremos en un recipiente engrasado. Luego lo taparemos y lo dejaremos crecer hasta que se convierta en el doble de su tamaño original.

Una vez haya ocurrido esto, separaremos porciones del mismo tamaño, las volearemos y les daremos la forma que nosotros queramos, aunque lo más fácil es hacer bollitos circulares. Nosotros os aconsejamos que intentéis ir más allá y hagáis la forma más tradicional, es decir, alargada con el centro más ancho para albergar el huevo.

Ahora vamos a colocarlo en una bandeja de horno, lo pintamos con el huevo batido y lo tapamos de nuevo, dejando que doble su tamaño una vez más. El siguiente paso es precalentar el horno a 200ºC. Si nuestro horno cuenta con el sistema de precalentamiento rápido, como los hornos Teka gama Inox, puedes esperar casi hasta el final a encenderlo. Por el contrario, si tu horno es uno convencional, te recomiendo hacerlo con una antelación de 20 min. Cuando hayan levado las monas, volver a pintar con huevo batido, pero, eso sí, con mucha suavidad. Para darle el toque final, debemos colocar un huevo en el centro de cada mona y decorarlas con azúcar. Por último, hemos de introducirlas en el horno, bajar la temperatura a unos 170ºC y hornear durante 15-20 minutos hasta que se hayan dorado bien.

Lo único que quedaría sería dejarlas enfriar y disfrutar de una merienda de lo más dulce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...