Receta de leche asada

Una vez más, volvemos con una receta de lo más tradicional. En esta ocasión, la estrella de la cocina es la leche asada, un dulce muy parecido al flan que es sencillo de preparar y muy sabroso de probar. Se trata de uno de los postres más famosos en América Latina, sobre todo en países como Chile y Perú. ¿Tienes un evento que celebrar y aún no sabes que ofrecerles a tus invitados para terminar la comida o la cena? Atrévete a darles algo totalmente distinto a lo que se esperan.

En Electrobuy te damos los consejos que necesitas para hacer leche asada para 8 comensales, así que presta atención a lo que te contamos y ¡ponte el delantal! Los únicos ingredientes que necesitas son:

  •  Leche
  • Azúcar
  • Naranja
  • Esencia de vainilla 
  • Huevos
¿Cómo proceder para conseguir un resultado para chuparse los dedos?

Para empezar, hemos de pelar la naranja y cortar la cáscara en pedazos. A continuación, habrá que mezclar en un recipiente 5 huevos, 1 litro de leche, 1 cucharadita de esencia de vainilla y 2 cucharadas de azúcar. Este mix habrá que batirlo hasta que quede homogéneo. 

Receta de Leche Asada en horno


Una vez hecho esto es hora de encender el horno y dejarlo calentar a una temperatura media.¡OJO! Todo depende del tipo de horno que tengamos, no es lo mismo hacer leche asada en un minihorno de cocina que en un horno de cocina con la última tecnología. Después llega el momento de máxima concentración: el de la elaboración del caramelo. Para ello, en una olla introduciremos la mezcla de una taza de azúcar y las cáscaras de naranja y la pondremos a fuego lento hasta que se derrita. Cuando haya sucedido ese proceso, al caramelo comenzarán a aparecerle grumos y seguidamente se convertirán en bolitas, que posteriormente también se derretirán.

Cuando el caramelo tenga ya un color dorado y esté todo derretido, hay que añadir 70 cc de agua fría de golpe, algo que provocará que salgan burbujas repentinamente, así que no os asustéis si pensáis que estáis haciendo algo mal. Con esto, conseguiremos que se solidifique parte del caramelo. Aunque veamos que ya está listo, debemos tener precaución por si se llega a oscurecer mientras removemos la mezcla con una cuchara de madera.

Llegará un momento en el que veamos que está del todo líquido, momento en el que lo sacaremos del fuego. Para comprobar que está en su punto, dejaremos caer una gota en la mesa, y ahí veremos que, si es suave y flexible, es perfecto. Y si vemos que hay grumos aún, no hay que preocuparse porque después cuando lo metamos al horno, terminará derritiéndose.

A continuación, hay que esparcir el caramelo en una fuente, procurando ahí hacerlo por todo el recipiente, hasta el fondo y por los lados. Mientras calentaremos el horno a 170ºC y echaremos la mezcla de leche, huevos, azúcar, vainilla en la fuente en la que esparcimos el caramelo. Hornearemos esto durante 40 minutos y, cuando veamos que la mezcla está firme al moverla y cuando el color de su superficie sea dorado.

No dudéis de vuestras habilidades en la cocina con este plato, ya que se trata de una receta difícil de conseguir a la primera. Así que, ¡a practicar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...