Cómo limpiar el lavavajillas rápido

3 Formas rapidísimas para limpiar el lavavajillas

Ay, lo cómodo que nos resulta tener un lavavajillas en nuestra cocina, ¿verdad? Con él, nos olvidamos de perder el tiempo delante del fregadero con las manos llenas de jabón. Pero el quid de la cuestión llega cuando nos surge la duda de cómo limpiarlo. Conoce con Electrobuy 3 maneras súper rápidas de limpiar el lavavajillas y consigue mejores resultados en el lavado de tus platos y utensilios de cocina.

Lavado tras lavado, este electrodoméstico acaba acumulando mucha suciedad y, de vez en cuando, conviene llevar a cabo una serie de pautas para dejar el friegaplatos impoluto y listo para su próximo uso. Solo así podrás sacar el máximo partido a tu lavavajillas más allá de su relación calidad precio. ¿Tu lavavajillas deja los vasos blanquecinos a pesar de tener el brillo puesto? ¿ha dejado de lavar bien tu lavavajillas y no tiene ni un año de uso? Entonces, ha llegado el momento de limpiarlo. A continuación, os damos algunos trucos caseros de lo más eficaces

3 formas rapidisimas de limpiear el lavaplatos


El primero de todos es uno de los clásicos para la desinfección de muchos aparatos de cocina. Sí, hablamos del vinagre. Es un condimento que se utiliza como abrillantador y, si queremos usarlo para limpiar el lavavajillas, se hará lo que viene en las líneas siguientes.

Para empezar, encendemos el friegaplatos estando vacío y, cuando lleve diez minutos funcionando, abrimos la puerta del mismo y echamos un vaso de vinagre blanco y la cerramos de nuevo. Cuando termine el programa de lavado, podremos comprobar que el vinagre ha realizado su cometido gracias a sus propiedades antisépticas y abrillantadoras.

Por otro lado, si lo que deseamos es que el lavavajillas conserve el blanco original, tendremos que hacer una mezcla casera a base de agua con bicarbonato. De esta forma, conseguiremos que quede perfecto por fuera, aunque por dentro podemos usarlo también si a esta nueva mezcla le añadimos el vinagre usado en la técnica anterior.

El tercer método que podemos usar es limpiar el lavavajillas con tang. Volvemos a la infancia para rememorar aquellos zumos de frutas que nos tomábamos y que elaborábamos con polvos de tang. Ya sea de naranja o de limón, se trata de un producto de lo más económico para este caso y lo introduciremos en la bandeja en la que se deposita la pastilla limpiadora. A continuación, solo bastará con iniciar el programa de lavado para que el friegaplatos comience su ciclo y quede tan brillante como una patena.

Por último, aunque ya hemos comentado los tres trucos que habíamos prometido, también añadiremos algo más para rematar la limpieza de este aparato, el mantenimiento básico del día a día. Hay que tener en cuenta, por tanto, que es necesario:

•      Retirar los restos de comida que encontremos en los platos antes de introducirlos al lavavajillas
•     Revisar los brazos giratorios, pues es importante que esa parte esté limpia para que no traspase suciedad al resto.
•    Asimismo, es recomendable dejar abierto el lavavajillas media hora después de su uso, ya que esto evita la concentración de humedad en su interior.

Y tras esta pequeña lista de trucos infalibles, esperemos que ya sepas cómo hacer frente a la suciedad de este electrodoméstico tan vital para nuestra cocina y sacar el máximo partido todas sus ventajas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...