Comidas para congelar

¿Qué alimentos se pueden congelar?

Cómo congelar alimentos correctamente, qué comidas sí son para congelar y cómo hacerlo. Esta y muchas más preguntas relacionadas las descongelaremos hoy.
---
Si hay un acto intrínseco a nosotros mismos es el congelar. Constantemente pensamos y/o realizamos esta acción sin darnos cuenta de que lo estamos haciendo… Cuando vamos a hacer una gran compra, lo primero que cogemos es la bolsa de los congelados, porque ya sabemos que parte de esos alimentos nunca pisarán la nevera. O cuando hacemos comida de más, una felicidad nos inunda porque lo podemos congelar y tendremos tupper para llevar al trabajo durante varios días. El congelador forma parte de nuestra vida y congelar es una acción casi vital para nosotros. 

Pero ¿sabes congelar los alimentos correctamente? Hacerlo bien es todo un arte, y no vale con poner papel film a la comida, meterlo al congelador y olvidarte. Debes seguir unas normas, ya que no todo se puede congelar, pero seguro que hay productos que no pensarías nunca que podrías hacerlo. 
que-alimentos-se-pueden-congelar

Vamos con la guía definitiva para aprender a congelar. Quítate la escarcha de encima y toma buena nota de cómo hacerlo con Electrobuy.

Reglas para congelar alimentos en casa

La temperatura ideal para este electrodoméstico es -18ºC, pero para que la congelación sea óptima también es fundamental una correcta manipulación y contar con un congelador de alta calidad.

Guardar de una manera incorrecta la comida o romper la cadena de frío son el origen de la mayoría de las intoxicaciones alimentarias, por eso te pedimos que prestes especial atención a cómo hacerlo: 

-    Si en tu compra hay alimentos congelados, procura meterlos lo más rápidamente posible al congelador, para evitar romper la cadena de frío ya mencionada.

-    Siempre se ha dicho que lo mejor es descongelar a temperatura ambiente o debajo de un chorro de agua caliente… ¡ERROR! Evita estas maneras arcaicas de hacerlo, que provocan una proliferación de las bacterias.  Descongela siempre en la nevera y doce horas antes de su consumo. Otra opción es en el microondas, pero te recomendamos que lo hagas en porciones pequeñas, porque si no se cuecen los extremos y el interior del alimento seguirá congelado, ¿te ha pasado alguna vez?

-    Congela los alimentos siempre en porciones, con la cantidad estrictamente necesaria.

-    Siempre hazlo en bolsas o recipientes herméticos, destinados para ello. 

-    Acuérdate de señalar en cada paquete que vayas a congelar la fecha de congelación, porque toda caduca, y la comida congelada no es menos. 

-    Bajo ningún concepto congeles un alimento que ya ha sido descongelado.

Y si la comida ya está cocinada, ¿cómo la congelo?

Además de seguir los consejos anteriores, en el caso de la comida cocinada, hay una regla de oro que nunca debes olvidar: la comida siempre se tiene que congelar fría.

Es fundamental que no entre aire en el recipiente de comida para congelar, puesto que si hubiera cualquier fisura podría estropear el alimento.

Seguro que conoces de sobra los alimentos cocinados que puedes congelar, pero hagamos un repaso:
-    ARROZ, PASTA, QUINOA O CÚSCUS.  Se congelará en perfecto estado si el grano está suelto y cocido en su punto. Extiéndelo en una bandeja y congélalo horizontalmente, así evitarás que se forme un bloque de comida indivisible. Cuando ya esté congelado, podrás guardarlo en bolsas o recipientes individuales y ¡vuelta al frío! Para que el arroz se conserve mejor, puedes previamente rehogarlo con un poco de aceite de oliva y para reutilizarlos, con hacer lo mismo o meterlos al micro, será suficiente.

-    Las LEGUMBRES cocinadas también se conservan sin problema, al igual que los GUISOS DE VERDURA, PESCADO Y CARNE. Eso sí, intenta retirar la patata que pueda llevar, ya que si la congelas lo único que conseguirás es que se deshaga y puede alterar la textura.

-    Nunca metas un MARISCO FRESCO a congelar. Siempre cuécelo primero, y así te aguantarán a la perfección.

-    Los CALDOS, SALMOREJO O GAZPACHO que tengas congelados, serán de gran ayuda para una de esas noches que no te apetece cocinar. Solo tienes que batirlos antes de consumir, para que recuperen su textura.

-    Es un delito que congeles una tortilla de patata, pero las CROQUETAS, se conservan perfectamente, para que siempre las tengas a mano.

Estos alimentos también se pueden congelar, y tú no lo sabías. 

¡Sorpresa! No es un secreto que un caldo o un filete de cerdo se pueden congelar, pero seguro que hay alimentos que tiras sin saber que, si los congelaras, alargarías su vida con casi la misma frescura con la que lo compraste. 

-    JENGIBRE FRESCO. Aunque siempre ha sido muy utilizado, es ahora cuando está teniendo un gran auge por sus grandes beneficios. Al usarse en pequeñas cantidades, es muy fácil que se nos estropee sin llegar a consumirlo del todo. Para mantenerlo más tiempo, lo puedes congelar en pequeños trozos pelados, o rallarlo, machacarlo o picarlo y meterlo en cubiteras, así siempre tendrás la cantidad necesaria. Pero no solo puedes hacer esto con el jengibre.

-    Lo mismo le sucede al AGUACATE, que si lo guardas en trozos (sin el hueso) o machacado, luego lo puedes aprovechar para gazpacho o salmorejo. 

-    La MANTEQUILLA y el PURÉ DE PATATA, se conservan mejor en dados individuales. Este último pierde su textura al descongelar, pero lo podrás usar como espesante.

-    PIZZA CASERA. Las pizzas congeladas que compramos en el súper son socorridas, pero buenas buenas no están. Mejor si haces la masa en casa y, una vez horneada, le añades tus ingredientes favoritos. 

Congela la pizza (sin tapar) durante dos horas. Pasado este tiempo, sácala y la envuelves en film transparente o papel de aluminio. La vuelves a meter a congelar y ¡ya tienes pizzas artesanales para cualquier momento!

-    BOCADILLOS Y SANDWICH DELUXE.  A nadie se le ocurre meter un bocata de chorizo en el congelador, pero ¿y si has preparado un bocadillo digno de la cocina gourmet y no te lo puedes comer? Se conservará perfectamente congelado si usas un pan artesanal, o de masa madre y lo rellenas con alimentos de calidad. Si has puesto lechuga y tomate retíralos, porque no resisten las temperaturas bajas. Cuando lo descongeles, mejor hazlo en el horno o en la plancha, ¡verás que sigue igual de delicioso!

-    Seguro que te sorprende saber que las HARINAS Y LOS CEREALES CRUDOS, también pueden pasar por este proceso. Son ingredientes que, especialmente en verano, se estropean con facilidad. Para que se mantenga su frescura lo mejor es congelar, metiendo porciones individuales en bolsas herméticas. ¿Quieres más sorpresas?

-     El CHOCOLATE también conserva mejor su aroma y no pierde sabor si, bien envuelto, lo congelamos.

-     ¿Has comprado CAFÉ de excelente calidad y no se consume tan rápido como pensabas? Es una pena tirar café bueno, así que congelar es la mejor opción para que conserve todas sus cualidades, pero mejor si es al vacío y en pequeñas cantidades. 

-    ¿Has hecho una fiesta y te han sobrado muchas bolsas de PATATAS FRITAS Y SNACKS? Extiéndelos en una bandeja para que no se peguen. Congélalos durante un par de horas, y cuando estén listos, guárdalos en bolsas y de nuevo al congelador. Ya tienes aperitivos crujientes para la siguiente fiesta. 

¿Cuándo caducan los alimentos congelados?

Los alimentos congelados no son para toda la vida… Congelar no es un milagro, no puedes meter los alimentos ahí y olvidarte de que existen, porque cuando los vayas a sacar es posible que se hayan estropeado. 

Más o menos cualquier sopa o guiso puede durar unos tres meses, al igual que el pan. Seis meses congelados aguantan los pescados, el marisco o masas de repostería como las galletas. Cerca de nueve meses pueden estar el pollo o el pavo sin cocinar y hasta doce la carne fresca.

Comidas que deberías pensarte dos veces sin congelar o no. 

Hay alimentos, que, aunque se pueden congelar, hay que tener mucho cuidado cómo hacerlo, ya que son más delicados y pueden estropearse fácilmente con una inadecuada manipulación. 

Alimentos congelados con leche y nata

Es el caso de la LECHE Y LA NATA LÍQUIDA. Hay que guardarlo en recipientes muy herméticos, evitando el contacto con el aire, y siempre se debe descongelar en la nevera. 

¿Se puede congelar alimentos con huevo?

Los HUEVOS jamás se congelan con la cáscara. Puedes congelar por un lado la yema y por otro la clara, o todo junto batiéndolo previamente. También debes descongelarlo en la nevera y comprobar que está en buen estado antes de usarlo.

¿Se puede congelar el queso?

El QUESO puede pasar por este proceso, pero pierde su textura, por lo que, una vez descongelado, te servirá para cocinar o para rallarlo

Congelar alimentos con mayonesa 

La MAYONESA Y DETERMINADAS FRUTAS, no llevan bien estar a bajas temperaturas, así que, si puedes evitarlo, mejor. 

¡Ahora ya sí que estás preparado para congelar todo lo que se te ponga por delante!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...